Me tomo la libertad de decirte que NO, no tienes la obligación de decir » soy lesbiana «

Para empezar el verbo “tengo” me pone los pelos de punta. Mi cuerpo se pone en modo “obligación” y me tenso.

Por si aún no te has dado cuenta, hacer las cosas por obligación, no es un buen presagio de éxito.

¿Qué te parece cambiar “tengo” por “quiero”?

¿Quieres decir que eres lesbiana? Quizá ahora tu respuesta sea otra.

El título de este artículo del blog tiene relación con la pregunta que me hacen a menudo en consulta. Donde mucha gente se estanca y se impide avanzar. No saben si decir » soy lesbiana «.

Profundicemos un poco más.

Que motivo en tu decisión te impide decir » soy lesbiana «:

Para mí esto es muy importante.

Tenemos una habilidad para contarnos historias que nos acabamos creyendo. Es un diálogo mental muy bien estructurado, así que cuando pregunto el motivo de la decisión, normalmente me sueltan un “rollo” muy bien aprendido.

“No lo digo porque no tengo que dar explicaciones”. “Paso de decirlo porque no tengo la necesidad”. “No tengo porque contar mis intimidades”

¿Dices cosas de estas?

Te propongo otro cambio. Quitar el “porque” y cambiarlo por el “para que”.

El “porque” no es más que el resultado de una creencia, en cambio el “para que” es el resultado de un motivo verdadero.

Los contextos son muy importantes. La familia, los amigos, los compañeros de trabajo… No siempre se siente la necesidad de decirlo en todos ellos, pero es importante que veas cuando quieres decirlo, crees que es el momento y callarlo se está convirtiendo en algo negativo para ti y tus relaciones.

Es cierto que hay personas que no lo dicen porque no sienten la necesidad y no se autoengañan. ¡Genial!

Una pregunta: Cuando en tu trabajo, tus compañeros, están hablando de cómo van a pasar el fin de semana con su pareja o amigos ¿tú mientes porqué crees que no tienes la necesidad de dar explicaciones o mientes porque tienes miedo a lo que puedan pensar o pueda pasar?

¿Evitas algo cuando no eres sincera? Quizá eres de las que habla en neutro, estilo “mi pareja”.

Para mi hablar en neutro es vivir en neutro y sin color, si lo haces en todos los contextos de tu vida y es un inconveniente para ti.

Así que asegúrate de cuál es el verdadero motivo por el que ocultas tu orientación sexual.

No escuches a “expertos”:

Y como «expertos» hablo de las personas que ya saben tu orientación sexual y se vuelven pozos de sabiduría, dónde opinar sobre la vida de los demás, es gratis y fácil.

“No entiendo por qué lo ocultas”. “No es tan difícil decirlo”. Imagino que sabes de que hablo.

Aquí tu motivo (para que) tiene que estar claro. No permitas que sus miedos, inseguridades o creer que tienen la razón, te desvíen de tu decisión. Si pasa eso, volvemos al punto de partida, la obligación de hacerlo.

Muy probablemente no lo hacen con mala intención. Suelen pensar “pues si a mí no me molesta, al resto del mundo tampoco”, pero nosotros sabemos que no es así. Por ese motivo escogemos a quién, cuando y como.

Pensar en tu interlocutor:

A veces es muy evidente que te venga a la mente cómo reaccionará la persona que tienes delante, y eso te impida ser sincera. Pero hay algo muy arraigado y que puede pasar muy sutilmente: el qué dirán.

Suele ir acompañado de una emoción negativa y un pensamiento catastrofista, así que se instala un muro de hormigón que te impide ser natural y fiel a ti misma.

Cuando estás en este estado (sólo piensas en la reacción de la otra persona), tomas decisiones que van en beneficio del otro.

Quizá no quieras que pase un mal momento. Quizá creas que esa persona no está preparada, o quizá pienses que nunca te volverá a mirar como lo hace ahora.

Pero, ¿dónde quedas tú? ¿dónde queda lo que necesitas?

Si actúas pensando en ti, en lo que quieres y te apetece, serás mucho más sincera a la hora de tomar tus decisiones.

Sé natural:

Entre más natural seas tú, más lo serán las personas que te rodean.

Si dejas de pensar en la cara que te pondrán o en los supuestos pensamientos que tendrán los demás sobre ti, es más probable que te focalices en lo que quieres.

Cuando una situación pierde su naturalidad, a veces es porque nosotros somos los primeros en perderla.

Lo que tu transmitas, es lo que llegará al resto. Es por eso que te invito a ser natural, a no darle más importancia de la que tiene y a ser sincera contigo misma.

¡Déjate sorprender!

Para los que leéis habitualmente mi blog, ya sabéis que opino del sentido del humor. Para mi es uno de los mejores recursos que tenemos.

No hay nada que no mejore con una sonrisa, y la sonrisa es lo más parecido a darle un toque de naturalidad al asunto.

Si hablas del tema con seriedad y encogida, eso será lo que vea la persona que tienes delante y se comportará igual que tú.

La creencia de la catástrofe:

De repente te vuelves una vidente con bola de cristal y sabes pronosticar que, decir que eres lesbiana será una desgracia descomunal.

Parece ser que sabes lo que pensarán los otros y sabes como actuarán. Pues sí, lo parece, pero no es la realidad.

Si te pregunto ¿en que te basas para pensar así? ¿Qué me contestarías?

Hay varios motivos por los que sentimos miedo. Uno es pensar en el pasado, otro pensar en el futuro y otro sería calificar o juzgar lo que vemos, pensamos y vivimos.

Si a esto le añades tus creencias y prejuicios personales, pensar en el futuro con la connotación negativa, hace de tus pensamientos una bomba de relojería de miedo, incertidumbre y catastrofismo.

Es evidente que en este estado no te resultará fácil tomar las decisiones en total libertad.

La verdadera realidad es la que está sucediendo en el momento y sólo así sabrás a lo que atenerte. Lo demás, son especulaciones y acertijos que me atrevo a decir, la mayoría no son ciertos.

Así que te propongo que dejes la bola de cristal y pases a la acción para vivir tu propia realidad.

A mi aun me sorprende las reacciones que tienen la mayoría de los familiares, amigos y personas que rodean la vida de muchos de mis clientes.

Resumiendo, te invito a que descubras el motivo que hay detrás de decir o no decir.

Que dejes de escuchar las opiniones de los demás y pases a escuchar que necesitas y que es lo mejor para ti.

Verás que entre más natural seas tú, con más naturalidad transcenderá la situación.

Ir con la actitud de catastrofismo, es lo que te impide tomar tus propias decisiones y avanzar en tu proceso de vida.

Entonces, ¿quieres decir que eres lesbiana?

¡Toma tus propias decisiones!

Sandra Toledano.  Coach Terapeuta LGTBI

P.D.: Contacta conmigo para realizar una Sesión de Valoración presencial o vía Skype totalmente Gratuita en la que valoraremos el asunto a trabajar y nos conoceremos personalmente.

[bibblio style=»bib–white-label bib–size-18 bib–recency-show bib–row-3 bib–wide bib–font-georgia bib–title-only» query_string_params=»e30=» recommendation_type=»optimised»]