Dejando de lado las generalizaciones, salir el armario en la familia es uno de los pasos que más cuesta dentro del colectivo LGTBI, quizá porque es la gente que más deseamos que nos acepte.

Cuando digo “familia” me refiero a las personas con las que nos sentimos más unidxs, esas personas que el vínculo es de familia, aunque no sea de sangre.

Si miráis en los artículos publicados en mi web veréis que ya he escrito con anterioridad sobre este asunto, (ver artículo) aun así, es uno de los temas que más consultas recibo por vuestra parte.

Esto demuestra lo importante que es y lo útil que puede ser seguir hablando de ello.

Esta vez voy hablar de ti y de tu momento, y el próximo artículo lo dedicaré a los familiares y seres queridos, o como pueden estar viviendo tu salida del armario.

Pero vamos a lo que nos interesa en este momento y sigue leyendo estos 5 puntos que has de tener en cuenta:

¿Es el momento?

Antes de hablar con tu familia y decirles que eres lesbiana, gay, bisexual … LGTBI, asegúrate de lo que estás sintiendo. Asegúrate que deseas decírselo. Pregúntate si podrás con la repercusión y ten claro que cuando lo hagas, es el momento idóneo para ti y para ellos.

No antepongas tu necesidad sin tener en cuenta lo que está sucediendo a tu alrededor, es importante tomar conciencia del momento y responsabilizarse.

Date cuenta de tu situación con ellos y de la relación que tenéis. No es lo mismo tener confianza con ellxs, a tener una relación donde la comunicación brilla por su ausencia.

Con esto no digo que no puedas decirlo, para nada, solo digo que tengas cuidado de cómo lo haces, y como he dicho antes, date cuenta si para ellos es un buen momento. Es importante que sea bueno para las dos partes.

Tampoco digo que esperes al “mejor momento” porque ese momento no existe, nunca te parecerá un buen momento para salir del armario en la familia. Esta es la excusa que muchas personas ponen, lo que no ven es que el miedo nunca les deja reconocer cuando llega la hora.

Empieza las casa por los cimientos.

Quizá en tu caso, es mejor que lo digas por primera vez a alguien que sepas que te entenderá y te apoyará. Esa es la persona que luego te puede ayudar si no recibes lo que esperas.

Tener aliados que te entiendan y te apoyen, es fundamental. Siempre que me preguntan, les sugiero empezar por esa persona con la que tienes la seguridad que estará a tu lado.

También sirve para ver que puedes ser aceptado por otras personas, aunque llegado el momento tu familia no lo haga.

Prepárate para las preguntas y acéptalas.

Tendrán dudas y quien mejor que tú para contestar. Así que toma aire y respira hondo porque es posible que alguna pregunta pueda parecer un juicio hacía tu orientación o identidad sexual.

Posiblemente no sea más que el miedo que habla por ellos, pero para ti puede ser un ataque en toda regla.

No saben nada del tema y lo poco que saben, seguramente está bastante envenenado por la imagen social que hay del tema y llena de estereotipos.

Lo importante es que tengan la información que están buscando y tú eres la mejor persona que se la puede proporcionar.

A mí me preocupan más las madres y padres que no preguntan. Eso quiere decir que anteponen sus prejuicios a la realidad que estás viviendo. Los mismos prejuicios que se alzaran como un muro entre ellxs y tú.

Trabaja la paciencia.

Mucha gente lo suelta en casa y da por hecho que ya está todo dicho y resuelto. Me parece una actitud egoísta. Para la familia es un bombazo y necesitarán su tiempo para asimilarlo.

Paciencia porque seguramente acabarás repitiendo conversaciones que ya has tenido y explicaciones que ya has dado, pero ellos necesitan escuchar varias veces lo mismo.

Creo que necesitan asegurarse que estás segurx y que estás bien con la decisión tomada. Eso les ayuda a sentirse mejor.

¿Qué tal llevas la empatía?

Con la empatía todo lo anterior es mucho más fácil de trabajar. Sé empáticx y ponte en el lugar de ellxs.

Date cuenta que por primera vez, tu les llevas ventaja en algo y son ellos los que se están intentando ponerse al día. Tu ya has hecho un recorrido de autoaceptación para llegar a hacer pública tu orientación sexual, ellos están en estado de shock.

Quizá te ayude recordar tu proceso y los momentos de confusión que has tenido, para ponerte en el lugar de ellxs. Siempre decimos que nuestros seres queridos han de ser comprensivos y ahora es el momento que seas tú la persona comprensiva.

Que acabes empatizando con tus familiares no quiere decir que ellxs te acepten, pero seguramente hará que te sientas mejor y más livianx con lo que está pasando.

Cuando una persona quiere salir del armario, para mi es fundamental trabajar esta parte. La parte donde tenemos en cuenta a los seres queridos sin por ello dejar de cumplir el objetivo, que es salir del armario. Mi experiencia y el sentido común me dicen que los resultados son mejores.

Nos vemos en el próximo artículo que será la segunda parte de este.

 

¡ Pide tu Sesión de Valoración Gratuita !

 

Sandra Toledano.  LGTBI Coach

Me dedico a acompañar a personas del colectivo LGTBI, a través del coaching y la terapia, para ofrecer esa «otra manera». La manera en la que dejas de vivir la vida de otros para vivir la tuya.