Quizá te estés cuestionando qué tiene de diferente la terapia LGTBI+

Si es así, no eres la única persona. Sobre terapia LGBTI+ me preguntan en entrevistas, por correo electrónico, en redes sociales…. Así que creo que estaría bien hacer un artículo de este tema.

Partamos de la base que tod@s somos personas y que nuestra orientación sexual o identidad de género no tiene que distinguirnos en nuestros problemas del día a día.

No hace falta ser del colectivo para tener más o menos dificultades en la vida, como tampoco hace falta ser hetero cis para tener problemas más complejos.

Dicho de otra manera, tod@s tenemos problemas o dificultades que nos impiden estar bien, independientemente de nuestra diversidad: trabajo, pareja, relaciones, objetivos concretos….

¿Entonces, por qué diferenciar una terapia para el colectivo LGTBI+? Allá vamos….

Por qué la terapia LGBTI+

La APA (American Psichological Association) ya tiene en cuenta que hay contextos, situaciones y vivencias específicas vividas por las personas LGTBI+ y marca una serie de 21 directrices a tener en cuenta.

Por ejemplo, haber sufrido bullying (está considerado como un trauma) el estrés de minorías, la homofobia interiorizada o el estigma (prejuicio, discriminación y violencia) entre otras. Estas vivencias son las que acarrean unas secuelas a tener en cuenta por la persona profesional que acompaña en los procesos terapéuticos.

Así pues, hay experiencias muy asociadas al colectivo que han de sanarse a través del trabajo terapéutico.

¿Quiere esto decir que todas las personas LGTBI+ han pasado por estas situaciones? No.

No todas las personas del colectivo han tenido vivencias de bullying o han sido rechazadas por sus seres queridos, como tampoco todas las personas hetero cis han vivido en familias desestructuradas, pero sí es más probable que el miedo al rechazo social, el auto rechazo, la sensación de ser y hacer algo “malo” o el miedo a no ser aceptad@, sí lo hayan vivido las personas LGTBI+ en algún momento de su vida.

Si algo conllevan estas vivencias son problemas de seguridad. Seguridad de como me siento en el mundo y seguridad con un@ mism@.

La falta de seguridad no es una cosa que se pueda esconder o guardar en un cajón. Es un comportamiento interno que pasa a hacerse presente de una manera externa y lo vemos en nuestra manera de relacionarnos, de afrontar una situación, de vivir experiencias nuevas, en definitiva, de cómo nos mostramos al mundo.

Como puedes ver, no todas las demandas tienen relación con aclarar la orientación sexual o salir del armario. Las demandas son variadas y tienen que ver con malestares del día a día que se van enquistando.

Si a esto le añadimos prejuicio, discriminación y violencia, estamos hablando de un trauma que hay que sanar.

Para qué la terapia LGTBI+

Teniendo en cuenta todo lo dicho antes, uno de los objetivos generales de la terapia LGTBI+, es trabajar para sanar lo que nos está pasando factura de nuestra vivencia como personas del colectivo.

Hay personas que vienen con un tema muy concreto: problemas de pareja, en el trabajo, con la familia, querer conseguir un objetivo, …etc. Temas que a simple vista no parecen tener nada que ver con ser LGTBI+ y quizá así sea.

De lo que has vivido y aprendido de tus experiencias como homosexual, bisexual, trans*… eso se traslada a tus contextos diarios. Algo que suele ser muy inconsciente y de lo que no nos damos cuenta puesto que está muy interiorizado en nosotr@s.

Os puedo asegurar que, si nuestras vivencias anteriores no se han sanado, suelen salir como obstáculos que nos impiden conseguir lo que queremos o estar en el estado que queremos.

Así pues, mejor dejar de pensar que el pasado ya pasó y en este caso, darnos cuenta que sanar el pasado desde el momento actual, es vivir el presente deseado.

¿Cómo es ese presente? Tener una vida de calidad, conocerte en profundidad, aprender a gestionar tu día a día, tomar las decisiones que son mejores para ti, gestionar tus emociones, ser tu mejor versión, dejar de juzgarte y pasar a valorarte. Para todo esto, la terapia LGTBI+.

Esto no cae del cielo, esto no se cumple como un deseo; esto hay que trabajarlo y hacer que lo inconsciente pase a ser consciente. Solo desde la conciencia de lo que está sucediendo, de cómo lo estás viviendo y las acciones a tomar, sucede el cambio.

Así pues y, para resumir, esas experiencias concretas de las personas LGTBI+ es lo que hace que la terapia LGTBI+ sea adecuada, independientemente del tema a tratar.

Todo lo que hemos vivido y experimentado, sigue estando presente en nuestras vidas de una manera muy inconsciente, y si no lo trabajamos, seguimos con un malestar que no sabemos de donde viene.

Añadir que hay personas que se sienten más seguras o cómodas con terapeutas que también sean del colectivo, algo que suele suceder y que veo en el vínculo profesional que se crea entre cliente y terapeuta.

Aquí tienes el “para qué” y el “porqué” de hacer procesos desde una mirada diversa e inclusiva.

 

Sandra Toledano.  Coach & Terapeuta Gestalt.

Me dedico a acompañar a personas del colectivo LGTBI+ y a sus familiares, a través del coaching y la terapia Gestalt, para ofrecer esa «otra manera». La manera en la que vives tu vida de una manera auténtica.