¿Qué tal llevas la reacción de la familia?

 

Como os dije en el anterior artículo (ver artículo), aquí tenéis la segunda parte del artículo. En la primera hablaba de vosotr@s, de vuestro proceso, en este articulo hablo del otro lado, de la familia y su reacción.

Cuando le propongo a la persona que está pasando por este proceso, que se posiciones en el lugar de los padres, muchas veces hay un rechazo y un enfado. La persona está tan dolida que cree que no tiene porque hacerlo y que los familiares están en la «obligación» de aceptar su situación. ¡Nada más lejos de la realidad!

Para poder comprender la actitud de otra persona que actúa diferente a lo que esperamos, ayuda mucho entender qué le puede estar pasando cuando se comporta de esa manera. Al fin y al cabo, es lo que deseamos, pedimos y a veces exigimos a l@s demás respecto a nuestra Orientación Sexual y/o Identidad de Género, ¡que nos entiendan!

Hago una parada para decir que sé que hay familiares que viven en el extremo esta situación y que acuden a la violencia, al abandono o a la negación perpetua. Es evidente que ante estos casos, muchas veces hemos de reconocer que no hay nada que hacer y plantearnos como vivir la vida en nuestro beneficio y como gestionar internamente la situación.

Volviendo a lo anterior, me parece importante que veamos que le puede estar pasando a la familia (me refiero a cualquier persona que consideremos familia, sea sanguínea o no y a las diferentes diversidades de familia que existen).

Y para entenderlo un poco más, me voy a centrar en 5 fases que son parecidas a la pérdida de un ser querido.

Hagamos una parada aquí, porque este punto es importante que lo interiorices.

Ten muy presente que un cambio así, puede ser una pérdida para tus padres. De alguna manera, han “perdido” la idea e imagen que tenían y esperaban de su hijo o hija, para descubrir que ahora es diferente. ¡Las dichosas expectativas!

Es como si el mundo se pusiera del revés y no están preparados para eso.

Cuando descubrimos que la Orientación Sexual que tenemos, no concuerda con lo que nos habían enseñado o educado, la heteronormativa (sí o sí ser heterosexual), en ese momento es como si perdieras algo muy profundo de tu ser.

Dejas de ser la persona que creías que eras (la autoimagen que tenías de ti) y es muy liberador y terapéutico poder hacer el duelo de esa pérdida.

Dicho esto, vamos a ver las 5 fases emocionales:

1.- El asombro e incredulidad. “No me lo creo”.

Una reacción muy habitual es la negación. Aquí entra esa actitud de “Se le pasará. No tiene las cosas claras”.

En la negación hay algo escondido: el reconocimiento.

Mientras te niego no estoy reconociendo lo que eres. No estoy reconociendo lo que creo que no voy a poder sostener, algo que creo que no voy a saber manejar.

En el fondo es una manera de protegerse de ese miedo que sienten, a veces a lo desconocido, a veces a los prejuicios y creencias que tienen.

2.- El enfado, la rabia, ….

Esta fase tiene mucho que ver con la frustración. Las cosas no están saliendo según las expectativas y eso conlleva unas consecuencias.

3.- Sentimiento de culpa y/o fracaso.

Piensan que han hecho algo mal o que deberían haber hecho alguna cosa diferente, ya sea su educación, sus valores….  La pregunta ¿qué he hecho mal? viene acompañada de la culpa.

4.- La tristeza.

Está relacionada con la “pérdida” que comentaba. La sensación de haber perdido algo.

En los temas de Identidad Sexual esta perdida puede ser mayor, si tenemos en cuenta que los cambios no solo internos, también son físicos.

5.- La aceptación. Aunque no siempre se produce.

Después de un proceso que lleva su tiempo, anteponen a sus hij@s y a su bienestar.  Puede ser una aceptación resignada: «no podemos hacer nada», «esperemos que se le pase», «habrá que vivir con esto toda la vida», o una aceptación actuante: «vamos a informarnos para poder ayudar a nuestro hijo o hija», «Debemos apoyarle».

Esto es orientativo y cada persona vivencia las fases en su orden y a su manera, así que la reacción de tu familia pude ser diversa. También tener en cuenta que no tienen que pasar por todas, y aprovecho para decir que algunas se pasan, pero no son tan evidentes porque se tapan con otras. Ej: Persona muy enfadada y en el fondo está triste.

Es muy posible que muchos padres pasen por estas fases, es por eso que darles su tiempo, tener paciencia y comprensión, es responsabilidad de quien da la noticia.

Cuando les dices a tus familiares que eres lesbiana, gay, bisexual, … (LGTBI) la reacción de la familia puede ser variada: Aceptación inicial, rechazo, alejamiento, desesperación, negación,…. y/o aceptación al final del proceso

Hay padres que dicen cosas como “No, es imposible. Tú no eres gay, estás confundido. Eres muy joven para saber qué quieres”. O cosas peores “en esta casa no hay maricas o bolleras. Yo no te he criado para que seas así”

A veces se muestra en la evitación, es decir, parece que se lo toman bien, pero se convierte en un tema del que no se habla nunca. Se cambia de tema cuando quieres hablar de ello y, en definitiva, no te dan el lugar que necesitas.

También están los padres que dicen aceptarlo, pero te piden que el tema no salga de casa. Que no se lo cuentes a nadie y quede todo en privado.

Hay tantas respuestas como personas y circunstancias, es por eso que estas fases y ejemplos están para que te sirvan de guía y no como únicas respuestas.

Para mi hay un estado en el que se podrían evitar muchos malestares, es la empatía. Ponerte en el lugar del otro, imaginarte por lo que puede estar pasando, y preguntarte ¿cómo lo viviría yo?

Este gesto puede provocar un acercamiento y una apertura de mente y sentimiento. A veces no es más que eso, salir de nuestro estado de ego y estar más en el estado del otro. Siempre sin perdernos en sus emociones y temores.

Recuerda que ell@s tienen sus ideas, creencias, educación y vivencias, igual que tú tienes las tuyas. Me parece más fructífero y eficaz, tener estás cosas en cuenta y darles el tiempo que necesiten.

Cuando trabajo con familiares en consulta, me doy cuenta que el rechazo está a menudo generado por la falta de comprensión, los prejuicios, las creencias y el miedo a lo desconocido. La escucha, la aceptación de su timing y la aportación de conocimiento sobre la temática, es de gran ayuda para ell@s y tiene mucho que ver con la reacción de la familia.

 

¡ Pide tu Sesión de Valoración Gratuita !

 

Sandra Toledano.  LGTBI Coach

Me dedico a acompañar a personas del colectivo LGTBI y a sus familiares, a través del coaching y la terapia, para ofrecer esa «otra manera». La manera en la que dejas de vivir la vida de otros para vivir la tuya.