¿Eres menor de edad y quieres salir del armario?

 

Últimamente me están llegando muchos mensajes de chicxs menores de edad que quieren salir del armario y su situación es complicada. Hablo de edades comprendidas entre 11 y 17 años.

Teniendo en cuenta lo jóvenes que sois, no voy a cuestionar como os sentís y más teniendo en cuenta que yo descubrí mi orientación sexual con 12 años.

Entiendo la necesidad que tenéis de expresar vuestra orientación sexual o identidad de género. Entiendo que es una carga de la os queréis soltar y hay un impulso muy fuerte por hacerlo.

Es evidente que quién me escribe es porque quiere hacerlo y sabe que no será fácil. Quién no tiene esta sensación, lo hace y punto.

Las personas que me leéis en este blog o por mis redes sociales, ya sabéis que intento no decirle a nadie lo que ha de hacer ni cómo hacerlo, entre otras cosas porque, aunque estamos hablando del mismo tema, cada caso es diferente.

Y este artículo no será diferente, aun así, si eres menor de edad y quieres salir del armario, hay una serie de cosas que te pueden ayudar a la hora de tomar la decisión:

El autocuidado

Esto es fundamental para un menor de edad que quiere salir del armario.

¿A que me refiero con el autocuidado?

Son las decisiones y/o acciones que una persona realiza en su propio beneficio, que dependen de ella y que se toman como iniciativa propia.

Aunque hay muchas maneras de autocuidarse, en este caso concreto me refiero a un autocuidado emocional.

En realidad, todas las personas deberíamos tener en cuenta el autocuidado en nuestra de vida. De cada situación que nos sucede y cada decisión que hemos de tomar sobre ello, deberíamos preguntarnos ¿qué es lo mejor para mí y para mi bienestar?

El autocuidado en este caso, no es más que protegerte y mirar por tu seguridad y bienestar.

¿Eso quiere decir que tomarás la decisión que más te gusta? Pues no, y ahí está el verdadero autocuidado.

Autocuidarse no es siempre hacer lo que me da la gana y lo que me apetezca, es hacer lo mejor para mí en ese momento, aunque no sea justo lo que quiero.

Sabiendo esto, llévalo a tu situación personal donde eres un menor de edad que quieres salir del armario.

Al ser menor, lo habitual es que vivas con tus progenitorxs, tutorxs, responsables…con personas mayores de edad que cuidan de ti.

Eso quiere decir que dependes de ellxs. Dependes de su ayuda para cubrir tus necesidades de vida: estudios, comida, ropa, vivienda, asistencia sanitaria…

Estas necesidades de vida ¡han de ser tu prioridad mientas no las puedas proporcionar por ti mismx!

Cuando alguien me escribe y me dice que es probable que, si sale del armario con su familia le rechacen y le echen de casa, me saltan todas las alarmas.

Ahí es donde le sugiero que tenga en cuenta el autocuidado del que estamos hablando. Le sugiero que sé de cuenta de lo que puede perder.

¿Esto quiere decir que no salgas del armario? ¡Para nada! Nunca le diría a una persona que no salga del armario, al contrario, el objetivo final de tu orientación sexual es que la vivas con naturalidad y hacerla visible es uno de los pasos para ello.

Escoge tu ritmo

En otros artículos hablo de que salir del armario es una estrategia que consiste en tener claro: cómo, cuando, con quien, dónde…y eso permite decidir tu ritmo y tus necesidades.

Yo te invito a que hagas algo parecido. Si eres consciente que dar el paso te va a traer muchos problemas, empieza con pequeños actos. Ahí van unos ejemplos:

  • Escoge a una persona en concreto que sepas que te apoyará.
  • Si sabes que uno de tus progenitorxs no te aceptará, mira de hacerlo con la otra persona. No es necesario ni obligatorio que lo hagas con lxs dos a la vez. Empieza por unx y quizá esa persona te pueda ayudar para salir del armario con el/la otrx progenitorx.
  • No te metas prisa por muy clara que tengas tu orientación sexual o identidad de género. Siente cuando es un buen momento para ti.
  • No hagas esto por los demás, por presión o porque “es lo que toca”. Hazlo por ti y porque te das cuenta de que es lo que necesitas.
  • Tampoco lo hagas por venganza, rabia o ira. Algo que puede suceder por una mala relación con la familia y que se utiliza como castigo hacia mi padre/madre.
  • Al principio es casi inevitable llevar una doble vida. No te culpes por ello. Piensa que experimentar antes de visibilizar está bien. No lo veas como una mentira, míralo como una autoprotección.
  • No es necesario que cargues con todo el peso ¡puedes pedir ayuda! Hermanxs, abuelxs, amigxs, profes…personas que quizá te pueden ayudar respecto a tus padres/madres. Personas que pueden tantear el terreno y echarte una mano.

A veces, tenemos muy estructurado como se han de hacer las cosas y lo hacemos de esa manera. Lo ideal es que salgas de esa estructura mental y que busques tu propia manera de hacer las cosas. Personaliza tus actos y así te sentirás más cómodx.

El ritmo de lxs demás.

También me parece importante que, igual que tienes que descubrir tu ritmo, tengas en cuenta el ritmo y la situación de las personas a las que quieres dar la noticia.

Con esto NO quiero decir que nunca salgas del armario. Lo que quiero decir es que, date cuenta de si es un buen momento, es un beneficio para ti y otra manera de autocuidarse.

Si uno de tus progenitorxs es homófobo (como me explicáis muchxs de vosotrxs) y tienes claro que te repudiará o rechazará (incluso te echará de casa) plantéate si es un buen momento para hacerlo.

Está claro que, si tuviéramos que esperar a tener la seguridad completa de que al salir del armario vamos a ser aceptados a la primera, es probable que no lo hiciéramos nunca, así que esta no es la idea.

La idea es darte cuenta, que la empatía es una aliada para ti.

Te ayudará a posicionarte un poco en el lugar de tus familiares para entender (no justificar) que para ellos también puede ser difícil esta noticia de que su hijx menor de edad quiere salir del armario. Ellxs también vienen con sus creencias y su educación sobre el tema.

Al final, el cómo, cuando, donde y con quien es una decisión solo tuya. Recuerda que eres un menor de edad que quiere salir del armario y no puedes adivinar las respuestas ajenas que vas a obtener al hacerlo, pero sí puedes decidir todo lo que dependa de ti y el autocuidado solo depende de ti.

¡ Pide tu Sesión de Valoración Gratuita !

 

Sandra Toledano.  Coach & Terapeuta.

Me dedico a acompañar a personas del colectivo LGTBI+ y a sus familiares, a través del coaching y la terapia Gestalt, para ofrecer esa «otra manera». La manera en la que dejas de vivir la vida de otros para vivir la tuya.