¿Crees que la vida te está dando un bofetón?

De como acabe esta historia, gran parte dependerá de tu actitud.

Hoy me apetece escribir un post destinado a padres y madres. Personas que también han de vivir el proceso por el que están pasando sus hij@s, aunque sea de otra manera, pero con la diferencia que no entienden que está sucediendo.

Por mi propia experiencia, me voy a dirigir a una madre, aun así, este artículo sirve también para padres.

Es posible que, si has aceptado que venga tu hijo con su novio, lo hayas hecho por él. Por vuestra relación y también para saber con quién va tu hijo y quizá sentir que controlas algo (no eres una santa).

Yo te propongo que, ya que has aceptado, seas una buena anfitriona.

Hay una regla de oro que me parece imprescindible: todo lo que hagas tiene que estar en equilibrio y ser congruente.

¿Por qué digo esto? Porque cuando una madre hace cosas por sus hij@s, habitualmente rompe esta norma con facilidad. Es tanto lo que quiere ofrecer y que su hijo esté orgulloso de ella, que empieza hacer cosas con las que no se siente realmente a gusto.

Vamos allá:

No fuerces la situación:

No tienes que ser la súper madre guay y moderna por tener un hijo gay. Más que nada porque la cena es larga y no sabes cuanto vas a aguantar en ese papel que no sientes.

¡No pasa nada si no eres esa super madre!

¿Qué te parece si haces sólo de madre? Si vas de guay y estupenda, es posible que tu naturalidad brille por su ausencia. Dejarás de hacer cosas que luego te puedas arrepentir y se creará un vínculo ficticio.

Sé sincera y expresa:

Si tú tienes la necesidad de decir como te sientes, hazlo. Desde el respeto y la sinceridad, a los demás les llega bien.

Así que si te apetece decir: “todo esto me asusta un poco”, pues dilo. Quizá te lleves una sorpresa con la reacción de la pareja.

Lo importante es que no sentencies ni juzgues. Solo opina.

Hay una gran diferencia entre preguntar para juzgar y preguntar para saber.

Escucha a tu hijo con su novio:

¡Mucho! Ellos son los que tienen que contar. Muchas veces, si escuchas, luego te ahorras muchas preguntas.

También se diluyen muchos miedos, de historias imaginarias que te habías montado en tu cabeza.

Esta es tu oportunidad de escuchar lo que digan y que se sientan acogidos.

Tú también eres importante:

Sí. Porque no solo has de estar pendiente de ellos, también de ti. ¿Que necesitas? Y aquí es dónde entra el equilibro que hablaba antes. No sirve de nada volcarse en ellos si tú no te tienes presente. Quizá hablar del tema sea necesario para ti, pero quizá eso te esté poniendo muy nerviosa. Pues dilo.

A lo mejor quieres que después de cenar se marchen, en lugar de que luego se queden en el sofá de tu casa compartiendo más tiempo. ¡Demasiado por un día!

Si vas cediendo en todas estas cosas y más, es cuando eres incongruente entre lo que sientes y lo que haces.

Recuerda que es tu casa, son tus normas y han de respetarlo. No quieras ser una colega y saltarte tus propias normas para luego acabar quemada con el tema.

Confía:

Cuando yo le expliqué a mi madre que era lesbiana, buscaba comprensión, aceptación, amor y confianza. Que creyera en mí y en como decidía hacer las cosas.

Así que recomiendo lo mismo. Confía en tu hijo y en sus decisiones. El hecho de que esté en tu casa con su novio, ya es genial.

La confianza es algo que hay que trabajar. No aparece de la noche a la mañana. Tendemos a querer controlar todo con la estúpida creencia que así saldrá bien. Cuando la verdad es que sólo saldrá como tú quieres que salga ¡y con un poco de suerte! Lo que queremos no siempre es lo que necesitan o quieren los demás.

Confiar es abrir la puerta al miedo a sufrir, y en el fondo es eso lo que queréis evitar a toda costa la mayoría de los madres. Por evitar el dolor de ver sufrir a sus hijos, les quieren manejar su vida en mayor o menor nivel.

Pero, ¿quién te ha dicho que él sufre? Por el hecho de dar el paso y hacer la vida que quiere, seguramente es más feliz que nunca.

Así que cuando tu hijo te presente a su pareja, lo que les pongas para cenar o beber, será lo de menos. Lo que tú les puedas ofrecer, es lo realmente importante.

¿Estás viviendo esta situación y es un verdadero problema para ti?

¿Hablamos?

Sandra Toledano.  Coach Terapeuta LGTBI

P.D.: Contacta conmigo para realizar una Sesión de Valoración presencial o vía Skype totalmente Gratuita en la que valoraremos el asunto a trabajar y nos conoceremos personalmente.