Cómo Salir del Armario está en tus manos.

 

Cuando me preguntan “cómo Salir del Armario”, tengo la sensación que en el fondo me están pidiendo una lista de pasos a seguir para Salir del Armario y eso no es posible.

No es lo mismo lo que tú necesitas y la situación que puedas tener, que las necesidades de otra persona. Lo que a ti te sirve, no tiene por qué servir a más gente.

Así que, normalmente mi respuesta es la siguiente: “Con coherencia y responsabilidad”. ¡Espera! Sigue leyendo y verás a que me refiero.

Aunque para mí lo dice todo, puedo entender que, dicho así, en dos palabras, te sepa a poco y más cuando lo que quieres es una respuesta directa y contundente que solucione tu situación.

Tú preguntas y en lugar de buscar una respuesta, buscas una solución.

Pues he de decirte que la solución solo la tienes tú. Ya sé que esto puede sonar a “rollo” autoayuda, pero te aseguro que es así.

Teniendo en cuenta que hablar de coherencia y responsabilidad puede ser algo muy subjetivo, ya que es posible que cada persona lo entienda a su manera, te explico a lo que me refiero:

La Responsabilidad

Cuando hablo de responsabilidad, la mayoría de la gente piensa en cosas como: ser puntual, trabajadora, hacerse cargo de una persona o de una situación…

Pero yo no me refiero a eso. No hablo de la responsabilidad con los otros, hablo de la responsabilidad con unx mismx.

Cada vez que tomamos una decisión en nuestra vida, nos tenemos que hacer responsables de lo que hacemos y de las consecuencias que eso pueda ocasionar.

¿A qué me refiero con esto?

Lo primero, sé consciente que salir del armario les afectará a las personas de tu alrededor.

Cada vez que decimos o hacemos algo, eso tiene una repercusión en la otra persona.

Con esto no quiero decir que bases tus decisiones en la opinión de otras personas, cada unx hace su vida y no te pide opinión ni espera que valides sus decisiones.

Concretamente me refiero, a que tener presente este punto, te ayudará a aceptar las decisiones de la otra persona.

Una vez que eres consciente de eso, puedes empezar a darte cuenta de otras cosas:

  • Que todos no van a estar de acuerdo. ¡Esta es dura de aceptar! Otro de los motivos por los que mucha gente no Sale del Armario es posicionarse en el peor escenario y dar por hecho que no te aceptarán. Esta no es una buena actitud en general, pero sí es cierto que hay que dar luz a esta posibilidad.
  • Que las cosas no tienen por qué salir como tú quieres. Quizá te acepte una amiga, pero la relación cambie, por ejemplo.
  • Todas las cosas que no dependen de ti. Querer cambiar la opinión o el comportamiento de alguien no es sano para ti. Lo sano es centrarte en ti y que es lo que sí puedes cambiar.

Responsabilizarte es darte cuenta de las cosas que dependen de ti y las que no. También es aceptar la respuesta a tus impulsos o peticiones, es decir, cómo actuarán las otras personas.

Recuerda que cuando te centras en la otra persona, le estás dando el poder. Dejas de poder solucionar tus asuntos a la espera que la otra persona los solucione.

La Coherencia

Sería la unión de lo que sientes, lo que piensas y lo que haces o cómo te comportas.

Y ¿cómo saber que estás siendo coherente?

  • Sabes que es el momento: Hay un impulso diferente en ti. Antes te ponías excusas y dejabas pasar el tiempo, pero ahora sabes que no hay más tiempo y que solo no se solucionará.
  • Salir del Armario es tu prioridad: Ahora es lo más importante para ti. Entre las necesidades de tu vida, sabes que expresar que eres LGTBI es prioritario. Está en el número uno de tu lista. Te has dado cuenta que otras opciones que antes eran importantes, ahora han pasado a un segundo plano.
  • Antepones tus necesidades a las necesidades de otros: Uno de los motivos de no Salir del Armario es la importancia que le das a la opinión que la otra persona (familiares, amigos…) pueda tener de ti y el “qué dirán”. Seguramente, antes le dabas más importancia al bienestar de los demás, pero ahora sabes que tu bienestar es prioritario.
  • El malestar de vivir con este silencio: Este es uno de los mayores motivos para activarte y pasar a la acción. Mientras soportas el malestar, aguantas, pero llega un momento que es mayor de lo que puedes aguantar y eso te ayuda a dar el paso. No sirve de nada proteger a los demás si tú estás mal.
  • Lo que supondría para ti expresarlo y el cambio de vida que te espera: Cuando ves que tal y como estás no tienes la vida que quieres, y empiezas a imaginarte cómo sería tu vida una vez has dicho que eres lesbiana, gay, bisexual…Esto también es otra motivación para ti.

Todo esto y alguna cosa más, es lo que hace que des el paso.

Esto es la congruencia, sentir y saber lo que quieres, hacer de eso tu necesidad, que sea tu prioridad y tomar acción.

Y esto es importante para tener claro tus prioridades y saber que puedes cambiar y en lo que has de estar atenta.

¿Qué le pasa a la gente cuando toma sus decisiones sin tener estos puntos claros? Que si las cosas no salen como quieren, entran en la queja y el victimismo. Dejan de hacerse responsables para responsabilizar a otros de lo que le está sucediendo. ¡Esto es muy importante!

En cambio, si has trabajado estos puntos, tienes más libertad para escoger que quieres, porque lo haces con esa información nueva. Si las cosas no salen como tu creías, en lugar de responsabilizar y culpar a la otra persona, te cuidas y haces por cambiar la situación.

Ahora es tú momento. ¿Quieres dar el paso?

 

¡ Pide tu Sesión de Valoración Gratuita !

 

Sandra Toledano.  LGTBI Coach

Me dedico a acompañar a personas del colectivo LGTBI, a través del coaching y la terapia, para ofrecer esa «otra manera». La manera en la que dejas de vivir la vida de otros para vivir la tuya.