¿Quieres expresar tu orientación sexual para salir del armario pero no paras de poner excusas?

 

Mentiras y salir del armario suelen ir de la mano.

Cuando algo nos da tanto miedo que nos paraliza hacerlo, nuestra maravillosa mente se pone en funcionamiento y nos proporciona una lista completa de mentiras y justificaciones para no hacerlo.

Hacer algo a lo que le damos una connotación negativa, es complicado y difícil. Solemos pensar en las consecuencias, los cambios y todo el esfuerzo que hay que detrás y lo hacemos en modo negatividad.

No solemos pensar en las consecuencias positivas. Los cambios necesarios que llegaran a mi vida y que el esfuerzo vale la pena.

Salir del armario es una de esas decisiones que cuesta tomar. Entre otras cosas porque no es levantarte un día y hacerlo, detrás hay miedos, creencias, actitudes, contextos…que hay que cambiar antes y que tienen mucho peso.

Pero algo que suele pasar antes de ponernos las pilas, es llenarnos la cabeza de excusas y mentiras que son fáciles que nos acabemos creyendo.

¿Te suena alguna de estas excusas, justificaciones o mentiras para salir del armario?

1.- Ahora no es el momento:

Esta es una de las fijas y se puede alargar en el tiempo. Es atemporal como un tejano en el armario. Nunca pasa de moda.

Es una frase fija que va acompañada de una coletilla que puedes llenar de infinidad de cosas:

  • Ahora no es el momento, quizá es temporal y se me pase
  • Cuando acabe la universidad.
  • Mis padres no están bien.
  • Ahora no es el momento, ……….

Y va pasando el tiempo y tu malestar va en aumento, pero no tomas ninguna decisión.

Lo increíble de esto es que solo son excusas y justificaciones.

Las justificaciones son veneno para el alma. Te la acabas creyendo y pasas a la mentira absoluta.

Si este es tu caso, siento decirte que el momento lo buscas y encuentras tú. No cae del cielo como un regalo.

Toma la decisión, porque te hago saber que nunca será un buen momento.

Y, sobre todo, pregúntate cual es el verdadero motivo para no ser el momento.

¿Cuál es tu coletilla a día de hoy?

2.- No estoy preparad@:

Esta tiene dos lecturas.

Es cierto que para salir del armario hay que estar preparad@ y para ello hay que tener en cuenta lo mencionado antes (creencias, comportamientos, ambiente…).

Mientras tienes todo esto en cuenta, ya estás en el camino que deseas. Vas encaminad@.

La otra lectura es la persona que no hace nada más que decir “es que siento que no estoy preparad@”, “hay algo en mí que me dice que no lo haga”…

Claro que hay algo en ti, ¡tu miedo! El mismo que está manejando tu vida ahora mismo. Párate a pensar el poder que le estás dando y como eso te está afectando emocionalmente.

Las consecuencias del miedo, que te impide tomar decisiones, son devastadoras.

La persona que dice estas cosas, no hace nada para cambiar esta situación. Decir esta frase le ancla en su situación actual y cree sentirse a salvo en su armario.

Pero eso solo es una creencia porque donde mas miedo e inseguridad se vive, es dentro de una burbuja donde nadie forma parte de ella, solo tú. ¡Cuánta soledad, verdad!

Si este es su caso, no te voy a decir que lo hagas ¡ya! pero sí te propongo que vayas reflexionando cosas como:

  • ¿A qué le tienes miedo?
  • ¿Qué obstáculos te puedes encontrar por el camino?
  • ¿Qué te gustaría mejorar de tu vida?
  • Y si pasaras a la acción y lo hicieras ¿cómo te imaginas de diferente tu vida?
3.- No lo necesito:

¡Esta tiene tela marinera!

Si este es tu caso, digo esto porque, no solo te impides hacer el cambio si no que te engañas respecto a toda tu vida.

Si estás leyendo este post o artículo, es porque sabes que estás postergando tu decisión. Y si es así, sabes que tomar la decisión y salir del armario es necesario para tu vida y bienestar.

Decir que no necesitas expresar en total libertad que eres lesbiana, gay o bisexual, es negar una parte de ti.

Mi teoría es que las personas que decís “no lo necesito”, sois los que más lo necesitáis.

Está claro que hay algo detrás que hace que te enraíces en la situación, y si lo averiguas, es tu puerta de entrada hacía el cambio.

Descubre que es eso que te hace mirar hacia otro lado y que te olvides de lo que necesitas para tener la vida que deseas.

Dime una cosa:

  • ¿Qué te avergüenza de este tema?
  • ¿Te sientes culpable?

Como en el caso anterior, también te propongo que te cuestiones y contestes a las preguntas que propongo.

4.- No lo hago por… (un ser querido):

Esta está muy utilizada y tiene mucho peligro. “No lo hago por mi madre” “no lo hago por mis hermanos”, “no lo hago por mis hijos” ….

Cuando te justificas así, para ti mismo y de cara a la galería, parece que seas la mejor persona del mundo.

Te vuelves un héroe o heroína que es capaz de sacrificar tu felicidad por los otros.

¡Deja de contarte cuentos y de mentiras y salir del armario!

Esta excusa es muy sibilina porque te hace creer que eres fantástic@, pero en realidad estás tirando balones fuera y utilizando a otras personas para no afrontar tu situación. También porque no estás mintiendo sobre lo que dices y eso te hace sentir mejor.

Hay algo de cierto en tu excusa. Seguro que es verdad lo que dices y a tu madre le sentará fatal. El problema es que te quedas ahí y lo utilizas para no hacer nada.

Que tu madre no lo acepte, será uno de los obstáculos que te encontrarás en el camino, pero no es una pared para no poder atravesar.

¿Y lo bien que queda cuando tus amigos te lo preguntan y tú les sueltas el rollo? Uauuuu! Sientes sus miradas de aprobación y ala, para casa tan conent@ que mañana será otro día.

Cuando dices eso vas de humilde y de buen@, pero en realidad a mi me suena a justificación y a la necesidad de que te comprendan.

Si necesitas que te entiendan, sé sincer@ con los demás y contigo. Di los motivos verdaderos por lo que no lo haces y te harás un favor enorme. La sinceridad contigo mism@ es un gran inicio hacía el cambio que deseas.

En definitiva:

Deja de justificarte, mentir y poner excusas que te impiden seguir tu camino.

Deja de utilizar a los que te rodean como excusa y a pasarles el marrón que tú no quieres asumir.

Responsabilizate de algo que es solo tuyo, tu vida. Una vida que ahora no estás viviendo plenamente.

Toma las riendas de tu vida y empieza a tomar decisiones que te lleven dónde quieres.

Olvídate de las mentiras y salir del armario.

 

¡Quiero tomar las riendas de mi vida!

Sandra Toledano.  Coach Terapeuta LGTBI

P.D.: Contacta conmigo para realizar una Sesión de Valoración presencial o vía Skype totalmente Gratuita en la que valoraremos el asunto a trabajar y nos conoceremos personalmente.

[bibblio style=»bib–white-label bib–size-18 bib–recency-show bib–row-3 bib–wide bib–font-georgia bib–title-only» query_string_params=»e30=» recommendation_type=»optimised»]