¿Qué te impide saber si eres LGTBI?

 

Orientación Sexual: Por quien te sientes atraíd@ romántica o sexualmente.

Esta es la definición y visto así parece sencillo tener una respuesta, pero no siempre la razón y el corazón dicen lo mismo o sabemos escucharlos.

Es una duda más habitual de lo que muchos creen, y es una situación que muchas personas viven en algún momento de su vida.

Chicos y chicas que empiezan a descubrir su Orientación Sexual y se dan cuenta que lo que sienten no es lo establecido por la sociedad y empiezan a dudar ¿Qué está pasando?

Personas que se han catalogado como heterosexuales y que en algún momento de su vida adulta sus sentimientos, gustos y deseos cambian.

La incertidumbre y el desconcierto producen malestar y miedo, pero tener clara tu Orientación Sexual también es muy liberador.

Solo tú puedes contestar a eso. Solo tú sabes lo que sientes y hasta donde quieres llegar.

La Orientación Sexual fluctúa durante la vida. Es importante que sepas esto porque si no, le darás vueltas sin encontrar una respuesta por miedo a que no sea la correcta y te quedas con esa sensación que si te equivocas será para siempre.

Esto es algo que digo en mis charlas porque me parece muy importante. Al fin y al cabo, es de lógica, no eres la misma persona con 18, 25, 40 …. Evolucionamos y nuestra Orientación Sexual también lo hace. Esto es lo que se llama la fluidez sexual (ver artículo relacionado).

Dejemos de tener esa creencia que la sociedad, a través de la familia, el colegio, la televisión…nos ha querido imponer.

La orientación sexual no es una elección. Las personas no deciden por quiénes se sienten atraídas.

Tampoco se puede hacer que una persona sea gay o lesbiana, por el simple hecho de comprarle juguetes específicos para un género, practicar fútbol o jugar con muñecas.

No dejes que las prisas o la presión que mismo te impones, te digan que ya vas tarde para saberlo.

Tener clara la Orientación Sexual no tiene un tiempo estipulado. A veces lleva meses o años y cada persona necesita su tiempo.

Aun así, hay tres cosas que te impiden saber si eres LGTBI y que has de vigilar:

El miedo:

Está muy presente en todo el proceso de averiguación. El miedo a ser diferente.

Como ya he dicho en algún momento, nuestros peores enemigos son la sociedad y el miedo, y una cosa va de la mano de la otra.

La sociedad (familia, amigos, compañeros de trabajo, …) espera cosas que se dan por hechas, por ejemplo, mis padres esperaban tener una hija heterosexual. En su mente no cabía tener una hija lesbiana.

Cuando eso sucede, nos puede embargar un miedo de creer que no estamos haciendo lo correcto o lo que se espera de nosotros y que estamos defraudando y haciendo daño a seres queridos. Esto se llama culpa y vergüenza. Va acompañado del miedo y es uno de los mayores males que sufrimos en todo nuestro proceso.

Es como una tela de araña que nos envuelve y nos impide ver lo que puede ser algo muy evidente, la Orientación Sexual. Ese miedo hace que nos neguemos a reconocer lo que somos.

He visto a personas que tenían muy clara su Orientación Sexual pero la culpa y la vergüenza les hacía dudar y no estar seguros.

Inconscientemente, algo nos dice que admitir nuestra Orientación Sexual es abrir la caja de pandora de algo malo. Así que muchas personas se lo niegan.

Las Comparaciones:

Cuando comparamos, estamos descartando la otra opción y damos por hecho que no es válida ni correcta, y no es así.

Por eso es muy importante que no te compares, ya que es algo que suele suceder. Compararse con otras personas es dejar de escuchar lo que tu necesitas.

No dejes que nadie te diga que te gusta y como eres. ¡Eso solo lo puedes saber tú!

Así que te sugiero que te centres en ti y busques maneras que te pueden ayudar a tenerlo claro:

  • Leer sobre el tema. Está bien leer las definiciones y ver si hay alguna que te llega con más fuerza. Por lo menos te ayudará a descartar.
  • No te quedes con las tres más principales (lesbiana, gay o bisexual). He trabajado con gente que al no sentirse heterosexual pensaba que era una de estas tres y luego descubrió otras Orientación Sexual.
  • Escuchar o leer personas que si lo tienen claro y quédate con sus historias. Quizá te identifiques en alguna situación. ¡Sin comparar!

Algo muy importante: ¡Obsérvate! Cuando veas películas, series, estés con chicos o chicas; mira qué te pasa y como te sientes. Quien mejor que tú para proporcionarte las pistas.

Las Etiquetas:

Lesbiana, Gay, Bisexual, Pansexual, …

Las etiquetas tienen su importancia, no lo voy a negar. Definen un concepto y nos ayudan a definirnos socialmente.

Aun así, no le des más importancia de la que tiene. Es más efectivo y fructífero para ti, sentir lo que eres y saber que deseas antes de tener claro la etiqueta.

He visto personas que han priorizado “la etiqueta” y han dejado en segundo plano como se sienten. Cuando no les “etiquetan” como ellas creen, no se sienten cómodas. Las etiquetas son simples y te limitan a otras opciones.

Poner una etiqueta es estresante. Hay algo en nuestro interior que nos dice ¿y se me equivoco?.

La Orientación Sexual es importante y tenerla clara también lo es. Forma parte de nuestra Identidad, pero no olvides que la Identidad es una totalidad y la Orientación Sexual una parte.

Por eso la importancia de ser coherente con lo piensas, sientes y haces, y para ello, tómate el tiempo que necesites antes de ponerte una etiqueta.

Primero descubre lo que sientes y acéptalo. La etiqueta solo es tu presentación social.

Si para ti, este tema es prioritario en tu vida y quieres cambiarlo, si estás dispuesto a hacer una inversión económica para mejorar tu bienestar y vivir tu Orientación con Naturalidad; contacta conmigo para una Sesión de Valoración Gratuita.

¡ Pide tu Sesión de Valoración Gratuita !

Sandra Toledano.  Coach Terapeuta LGTBI